miércoles, 4 de mayo de 2011

Los niños y las mascotas

Antes de empezar, quiero agradecer a Valentina el que me haya cedido este espacio en su blog.

Mi nombre es Antonio y estoy en posesión del título en adiestramiento cognitivo-emocional y corrección de conducta canina.

La mayoría de los padres han pasado, pasan y pasarán por la situación de la solicitud, por parte de sus hijos, de una mascota, particularmente un perro.

¿Y qué se puede decir de los perros que no se sepa ya? Todos sabemos la definición perfecta del perro: “el mejor amigo del hombre”. Existen varias historias de relaciones increíbles entre humanos y perros.  Aunque las hay similares (Canelo, Gaucho, Alicio), tal vez la más famosa sea la del perro japonés Hachiko, que esperó a su dueño en una estación de tren durante diez años. Os dejo el enlace, pues el relato merece mucho la pena leerlo:  http://es.wikipedia.org/wiki/Hachik%C5%8D

Llegado el momento en el que los hijos piden, y comprobaréis con cuanta insistencia, la tenencia de un perro en casa, debemos detenernos a pensar en profundidad en una serie de factores. En este punto, es obligado hacer una importante reflexión: tener un perro en casa puede ser una de las mejores experiencias de la vida, pero también puede convertirse en la peor de las pesadillas si no tenemos clara la responsabilidad que conlleva la compañía de estos extraordinarios y fieles amigos.

Algunos factores a tener en cuenta son los siguientes:

-ECONÓMICO: Los perros, como seres vivos que son, tienen una serie de necesidades que suponen un gasto económico para la familia. En esencia se corresponde al alimentario y veterinario. Es muy importante tenerlo en cuenta antes de tomar una decisión. Se dan muchos casos de  personas que, generalmente, por una moda o un capricho, gastan una gran cantidad de dinero en la compra de un perro y más tarde compran el pienso más barato (a veces esto influye en la salud de la mascota) y sólo lo llevan al veterinario para vacunarlo (a veces ni eso).

-TIPO DE VIDA FAMILIAR: Independientemente de su energía, todos los perros necesitan su dosis diaria de ejercicio. Ya que, a menudo, los perros pasan varias horas al día solos, debido al trabajo y al colegio, debemos ser conscientes de si seremos capaces de proporcionarle el ejercicio necesario. Si nos hemos decidido a tener el perro, pensando en lo anterior, elegiremos a un “compañero” que se complemente con nuestro estilo de vida. No es lo mismo una familia deportista a otra sedentaria.

-SITUACIÓN FAMILIAR: Al igual que a los hijos, a los perros les afecta una situación de conflicto familiar. Si hemos decidido dejar a un perro formar parte de nuestra familia, es fundamental que todos los miembros estén en la misma sintonía a la hora de educarlo. Muchos de los conflictos que se generan en casa con nuestro “amigo” surgen porque unos miembros son más permisivos que otros, dan órdenes o castigos contrarios o difíciles de entender, etc... Dejadme insistir en que es muy importante que todos actuemos y colaboremos en la disciplina del perro del mismo modo.

En multitud de ocasiones se les priva a los “peques” de la casa de vivir esa experiencia tan maravillosa que es compartir una parte importante de la vida con un perro. Y en multitud de ocasiones es debido a los prejuicios, sobre todo con los perros de tamaño mediano y grande. La casuística sobre ataques caninos da una victoria por goleada a los perros pequeños sobre los grandes. Lo que ocurre es que cuando la mordedura es de una raza pequeña (York Shire, Chihuahua, etc…), la lesión es mínima. Si procede de una raza grande (Pastor Alemán, los temidos Pitt Bull, etc…), son inevitables las imágenes en televisión. Lo más triste de todo es que, en la gran mayoría de los casos, el origen del problema procede de los dueños. De ahí la importancia de una buena disciplina para el perro por parte del núcleo familiar. 

Disciplina no es exactamente igual a adiestramiento y creedme que tener una relación sana con nuestro perro, al igual que con nuestros hijos o con cualquier persona, es cuestión de sentido común. Y todos, TODOS, tenemos la capacidad de aplicarlo.

Para aquellos que, una vez valorados todos los aspectos, estén o, en un futuro no lejano, puedan estar en la duda sobre la adquisición de un perro, quiero comentaros algunas desventajas de NO conceder el placer de vivir esta apasionante experiencia entre esos dos seres tan geniales como son los niños y los perros:

-MADUREZ Y DISCIPLINA: Se ha demostrado que los niños que conviven con perros maduran de una manera más rápida que aquellos que no viven esa experiencia. Cuando los padres implican por completo al hijo en el cuidado del perro, aprende a tener una rutina y un compromiso. Para mayor beneficio, aprende a ser disciplinado. En este aspecto, es importante lo anteriormente dicho. Suelo ver por la calle a padres paseando con sus hijos y con el perro, pero el “peque” está al margen,  sin prestar ninguna atención a la mascota. ¡IMPLIQUEMOS A LOS NIÑOS!

­­-COMPAÑERISMO: El hecho de que los niños comprendan que ambos se necesitan, genera un instinto que influirá, en el futuro, en la actitud del hijo en posteriores relaciones. La relación tan intensa que se genera, sólo puede concluir con beneficios.

-DUELO ANTE LA MUERTE: Los perros tienen una media de vida de unos 12/14 años. Por este motivo los niños, generalmente, afrontan su primera pérdida importante una vez que el perro deja de estar entre la familia. Sufren la ausencia de un ser muy querido, por lo que habiendo vivido esta experiencia, les será menos difícil afrontar las posteriores que, en la mayoría de las ocasiones, son las de los abuelos.

Con respecto al duelo, he descubierto un cuento que quiero recomendar: “Yo siempre te querré”, de Hans Wilhelm. Es la historia de un niño que crece junto a su perra, Elfi, pero ésta crece más rápido y, cuando llega el fin de su vida, el niño vive la experiencia junto a su familia de enterrarlo todos juntos y abrazarse para consolarse. Es una buena oportunidad para hablar de la muerte con los hijos. Quiero remitiros a la entrada,¡Cuando un ser querido ya no está! DUELO INFANTIL con la que podéis complementar este punto.


rEcUeRdA:
El perro es el mejor amigo del hombre. Si tenéis la posibilidad, disfrutad con vuestros hijos de esta maravillosa experiencia. Sólo os aportará beneficios. 

vÍdEo: 
  

7 comentarios:

Belén dijo...

Qué maravilla de vídeo. Que los niños puedan crecer con un animal es algo maravilloso, aprenden tanto del cariño, del respeto, del cuidado. Magnífico post.

Inma dijo...

Qué entrada tan bonita!! Nosotros tenemos en casa dos perros grandes, dos labradores, y un gato, y nuestro peque de 20 meses es feliz, super feliz con ellos. No sabía ni andar, que iba al dispensador de comía y les daba en la boca. Siempre está pendiente de que el gato tenga comida...¡me encanta la relación que tienen! Se ríe a carcajadas con ellos, juegan, les tira cosas...nunca lo he visto reir tanto como con los perros. Siempre con las precauciones necesarias, eso sí, pero es magnífico.
Gracias por compartir esta entrada. Besos!

joseba dijo...

Sin más comentarios... INCREIBLE.

Cecilia dijo...

Espectacular! que gran equipo hacen!!! me encantan!!!

Carol dijo...

Nosotros tenemos un yorkshire que hará cuatro años este verano. La nena que ahora tiene siete meses y medio se lo pasa pipa con él, se rie un montón. Y después de leer este post pues ya no nos queda ningúna duda sobre lo bonito que es compartir esa relación.

Valentina dijo...

Muchas gracias a todos por los comentarios.

Belén: como digo y tú confirmas, la relación niño/perro, siempre que sea sana, sólo conlleva beneficios.

Inma: Lo has dicho perfecto. Siempre con todas las precauciones. Los niños, hasta los 12 años más o menos, nunca deben estar con un perro sin la supervisión de un adulto. Es muy importante tener en cuenta que sobre todo los bebés, por sus movimientos errantes y sus sonidos, pueden despertar el instinto de caza de los perros, ya que pueden confundirlos con una "pieza".

Joseba: Así es. INCREÍBLE. Qué gran pensamiento.

Cecilia: Muchas gracias por tus palabras. Son todo un piropo.

Carol: No sabes como me alegra que tengas esa idea tan clara. Es maravilloso ver a un niño disfrutando con un perro y a un perro divirtiéndose con un niño.

Muchas gracias a todos una vez más.

Antonio

Ángela dijo...

Genial el video y super completo todo la entrada. MUY BUEN TRABAJO!!!