viernes, 13 de mayo de 2011

Papá, Mamá: me dan miedo los perros

En ocasiones los niños muestran miedo o temor hacia los perros. Unas veces, el origen del miedo no tiene un fundamento. Simplemente aparece. Otras, el miedo suele ser debido a alguna mala experiencia, generalmente una mordedura.

Los perros son animales que forman parte de nuestra sociedad y lo habitual es verlos con normalidad, tanto en el medio rural como en el urbano. Quiero decir con esto que un niño que tenga este miedo, se enfrenta a una situación difícil, que puede terminar en una fobia, lo que complica aún más la situación. Imaginaos a la tensión y al estrés continuo que está sometida una persona que sufre alguna fobia ante algo que forma parte de nuestro entorno. Por ejemplo: gatos, pájaros, perros… En mi opinión, la vida se hace menos grata.

Ya que lo normal es que los niños tengan una especial atracción hacia los perros, si se da el caso en el que aparece ese miedo, debemos actuar para intentar erradicarlo en la medida de lo posible.

Sobre esto, yo tengo una experiencia personal. Mi sobrino, que en Julio va a cumplir dos años, presenta un cierto temor hacia los perros. En su caso, no tiene una raíz conocida, ya que no ha tenido ninguna experiencia negativa con ellos. Cuando estamos en el parque y ve algún perro, desconecta de todo lo que le rodea para fijarse en él; pone toda su atención e, incluso, lo señala diciendo “guau guau”. Pero si el perro se acerca, cambia totalmente el semblante y, en ocasiones, llora.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

-ACERCAMIENTO: Para evitar que el temor se convierta en miedo o fobia procuraremos, poco a poco, ir acercándolo a los perros que están con su amo.

-ELECCIÓN: No es aconsejable (de hecho yo no lo recomiendo nunca) acercarse a un perro en el parque si no tenemos localizado a su dueño. Incluso aunque lleve collar, si su amo no está con él, no intentaremos acariciarlo, ya que no conocemos el carácter del perro.

-FORMAS DE ACERCAMIENTO: Siempre, siempre, siempre preguntaremos al dueño si puede acariciarse. Muchas mordeduras se producen porque los niños se acercan con intención de jugar, algo que puede poner nervioso al perro, y al dueño no le da tiempo a reaccionar. Una vez que el amo nos confirme que se puede acariciar al “amigo fiel”, nos acercaremos con movimientos suaves y evitando hablarle. Y dejaremos que nos huela. Es su forma natural de conocernos. Si el peque está excitado, es mejor invitarle a que se tranquilice y después podrá acariciar al perro.

-CONFIANZA: Debemos transmitirle a los niños, con lenguaje corporal preferiblemente, total seguridad. Si un perro se acerca y nosotros estamos a una distancia que, por pequeña que sea, no les transmite seguridad, corremos el riesgo de dejarlos en la indefensión y, muy posiblemente, aparecerá el pánico. A mi sobrino, ante un perro, siempre le transmito: ”Ey, chiquitito, estoy aquí contigo. Nada malo te puede pasar”.
Para tratar el miedo que los niños sienten, a veces, por los perros, os recomiendo un libro que está muy bien para leérselo a los peques: “Miedo a los perros” (Anatxu Zabalbeascoa, Ximena Maier), de la colección El maletín del doctor Quitamiedos. Es una historia entrañable en la que un niño, Damián, que tiene miedo a los perros, vive experiencias en la clínica delo Doctor Quitamiedos. Es un cuento maravilloso. Os reconozco que se me saltan las lágrimas cada vez que lo leo.

Quiero contaros que, aunque lentamente, por suerte, vamos haciendo progresos con mi sobrino y ya se ha atrevido en alguna ocasión a acariciar a algún ejemplar del 

rEcUeRdA:

Disfrutad de los niños y los perros. Ayudémoslos a que no les   tengan miedo, ya que “los  amigos fieles” les harán la vida más dulce.

vIdEo:


12 comentarios:

Tania dijo...

Muchas gracias por la recomendación, intentaré localizar ese cuento. Una de mis hijas tiene miedo a los perros, yo no es que quiera que les acaricie, pero es que se pone muy nerviosa con solo verlos de lejos...

Ángela dijo...

Que buenos consejos, y que sencillos de seguir, aunque a veces olvidemos estas pautas.

Carol dijo...

Me ha encantdo el vídeo. Y gracias por los consejos.

Carrusel de Sofía dijo...

Tu blog es un gran aporte por eso te he dejado un premio en mi blog, pasa a buscarlo!

http://carruseldesofia.blogspot.com/

Carol dijo...

Se que no tiene que ver con el tema del post, pero como sabéis de perros, quería preguntar sobre una duda que tengo.
Ahora que viene el calor, vienen también los mosquitos. Estamos pensando poner un aparatito de esos que van a la luz y actuan con ultrasonidos como antimosquitos. ¿Pueden afectarle o molestar esos ultrasonidos a nuestro yorkshire?
Gracias

rosa dijo...

Hola Valentina... creo que como Carrusel de Sofia me gustaría hacerte entrega de un premio para demostrarte que no sé qué tendrá tu "bló caveces me parto"...
Puedes pasar a recogerlo por:
http://mininyabonita.blogspot.com/2011/05/4-premio-y-que-es-de-bonito-que-piensen.html
Por cierto, me gusta mucho como explicas las cosas, y los ejemplos, y los consejos que das... y
Un besito,
Rosa

Valentina dijo...

Quiero pediros perdón por responderos tan tarde, pero hubo un problema con la página, se perdieron las respuestas y no podíamos acceder al blog. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

-Tania: hay niños que no tienen interés por los perros, aunque generalmente suelen tener atracción. Si sienten indiferencia, no hay problema. Si tu hija tiene miedo, sí que hay que tenerlo en cuenta. Si se pone nerviosa cuando los ve, intenta tú acercarte a algún perro a acariciarlo, para que ella vea que mamá acaricia a los perros y no pasa nada. Si tienes más dudas, dímelo y te mando un correo privado.

-Ángela: así es; son consejos sencillos. Tomando las precauciones necesarias, los niños no deben tenerle miedo a los perros.

-Carol: la verdad es que tiene gracia el perro cerrándole el cajón al niño. Son dos seres maravillosos.
En cuanto al tema de los mosquitos, te recomiendo que le preguntes al veterinario y al fabricante o vendedor del aparato. Es verdad que los perros no toleran una serie de ultrasonidos, pero no te sabría decir que banda o intensidad. Ante la duda, pregúntales, porque puede ser incómodo para el yorky.

Valentina dijo...

Muchas gracias una vez más Antonio Laserna.

Valentina dijo...

Carrusel de Sofia y Rosa: Muchas gracias por los premios. En estos casos no se que decir, solo que, son para mi una gran motivación para seguir con este proyecto que me apasiona. Les mando un beso enorme Valentina

Cartafol dijo...

Me había saltado esta entrada....Mis hijas no tienen miedo a los perros, todo lo contrario, se acercan a cualquiera y eso me da pánico.
Mi marido es cazador y tenemos en casa de mi suegra unos 7 perros de caza, puede variar uno más, uno menos...pero siempre entre 6,7,8...Los perros de caza por si solos ya son amigos y cariñosos y con las niñas más...
Ellas cuando ven cualquier tipo de perro se van hacia el a acariciarlo...Les digo muchas veces que a los perros no se les puede tocar ni acercarse, solo a los de papá, pero nada...me da un miedo que les puedan morder!!

Valentina dijo...

Cartafol: Por lo que cuentas, tus hijas están acostumbradas a los perros y tienen un vínculo fuerte con ellos. Eso es maravilloso, pero sí te recomiendo que les expliques concienzudamente que no todos los perros son como los que viven en casa de la abuela. Esos perros las conocen y juegan con ellas y no se sienten intimidados, pero un perro desconocido se puede poner nervioso y morderlas. Enséñales a que pregunten al dueño antes de acariciar al perro y que no acaricien a perros que no estén con su amo, porque no te dan garantía sanitaria ninguna. Espero que te sirva. Si tienes alguna duda, escríbeme.

Cartafol dijo...

Eso es lo que intento, muchas gracias!