domingo, 12 de febrero de 2012

¿Cómo puedo evitar que mi pequeño juegue con muñecas?


Hace tiempo una  madre me comentó que a su hijo, últimamente, le interesaban mucho los carritos de muñecas y las muñecas. En cuento llegaba al parque una niña con su carrito, él se lanzaba por ella, se la quitaba y no había manera de que se la devolviera a la niña. Al final me comentó: ¿Cómo puedo evitar que mi pequeño juegue con las muñecas?

Le he preguntado a varios padres su opinión sobre esta situación;  algunos  me han dicho que no les encanta la idea de que su hijo ande de un lado a otro con una muñeca o que en casa tenga una cocinita o el “paquete” completo de  limpieza (escoba, trapeador /fregona, recogedor etc…). Sin embargo, no  ven tan “mal” que lo hagan en la guarde o en el cole cuando todos están involucrados en el juego y alguien esta guiando la actividad. Incluso algunas madres no tienen problema, pero me han confesado que son los padres los que no están de acuerdo con estas actividades.

Los juegos y actividades nada tienen que ver con su futura orientación sexual. Un niño que juega a las muñecas o una niña que juega al fútbol no está desarrollando una futura homosexualidad, como tampoco es indicador de heterosexualidad  que el  niño se corresponda con el rol de estereotipo masculino o la niña muestre comportamiento acordes con el rol femenino. Con el que está relacionado directamente es con el desarrollo de habilidades sociales que adquieren con su práctica.”  C. Hernández Sanchez del Río.

¿Por qué a los niños y a las niñas les gusta jugar con las muñecas o a la cocinita?

Los niños no pueden expresar verbalmente todas las emociones que  sienten a lo largo de su día. Sólo las manifiestan; pueden pasar de reírse a cargadas  a llorar amargamente en menos de 15 minutos. Las emociones son muy complejas para ellos y no están preparados  para comprenderlas, expresarlas verbalmente  y controlarlas.

El juego es una maravillosa ventana   a través de la cual podemos ver  qué está sintiendo nuestro pequeño y  lo que más me sorprende de su juego es poder observar como  elaboran sus miedos, celos, angustias, amor, ternura y su deseo de ser una personita independiente. Por ejemplo: Si tu pequeño tendrá un nuevo hermanito, puedes jugar con él a que le cambian el pañal al muñeco, le ponen crema, le dan de comer, lo arrullan, etc… de esta manera lo estás acompañando y ayudando a que disminuyan los celos que pueden presentarse. Otro ejemplo: si tu pequeño juega con el muñeco con connotaciones "negativas" (le pega,le regaña...), no interrumpas su juego. Esto le ayudará a canalizar estas emociones de una forma sana. 

Cuando dejas a tu pequeño jugar con muñecas o a las “cocinitas” le ayudas así :

  • Tu pequeño podrá  resolver problemas de su vida cotidiana.
  • Ayuda a disminuir los celos infantiles si viene un hermano en camino.
  • Aprende a hacer cosas solo.
  • Desarrolla la creatividad y la imaginación.
  • Clasifica y ordena los espacios.
  • Desarrolla el lenguaje.
  • Expresa sus emociones (enfado, tristeza, sentimientos ambivalentes, amor, ternura, alegría, etc…)
  • Podrá comunicar sus emociones.

Éstas son unas de las tantas ventajas que le ayudará y le proporcionará a tu hijo el jugar con muñecos y a la “cocinita”. Estoy segura de que, como padres, han visto más cosas; te invito a que las escribas abajo del post en la parte de comentarios. Nos ayudará a todos.

Mi intensión con este post no es que cambies los juegos o los juguetes de tus hijos; al contrario, lo que  deseo es que podemos asomarnos juntos a la “ventana emocional” de tu pequeño y así aprender de ellos.  Los niños son muy sabios y ellos saben a lo que necesitan jugar para aprender y crecer. No limitemos su juego. Si quieren jugar con muñecos, coches, pinturas, pelota, masita, la cocinita, etc... Debemos dejarlos.  

A la madre que me hizo la consulta le pregunte: ¿Cómo llegaste 
al parque? ¿Con el carrito del niño? y me respondió: Sí, claro.  Y mis siguientes preguntas hacia ella: ¿Y le dan de comer? Y su respuesta fue que sí. ¿También le cambian el pañal? Y me respondió que sí. Con una gran sonrisa le dije: Tu hijo está jugando a imitarlos: eres su referencia de amor, cuidado, ternura y alegría. ¡Felicidades! estás haciendo un gran trabajo. ¡ SERÁ UN GRAN PADRE CON SUS HIJOS!


rEcUeRdA:

Favorecer el juego libre donde represente sus vivencias diarias  le ayudará a comprender, expresar verbalmente  y controlar sus emociones y así crecer poco a poco.  


Les comparto dos post maravillosos que hablan sobre este tema. Espero que les guste tánto como a mí.



liBrOs QuE tE aYuDaRáN:







"Todo un mundo de emociones". Elizabeth Fodor y Monstserrat Morán.




7 comentarios:

Princesa Fol dijo...

¿Porque evitar que juegue con muñecas? mi princesa mediana juega con coches y pistolas si las ve y yo no le se las saco, cada niño es un mundo, a unos les gustan los coches y a otros las muñecas... mi sobrino está encantando con la cocinita que le pidió a los reyes ! ;D

Valentina dijo...

Princesa: ja,ja,ja. Me imagino que la pasan pipa los primos! Un beso grande

mama de parrulin dijo...

Al leer el título me he quedado un poco colgada, menos mal que lo has explicado!
Mi padre jamás entró en la cocina, y dudo mucho que alguna vez nos cambiara el pañal o nos diera un biberón.
Si mi hijo quiere jugar con la cocina quizá se convierta en un buen chef!
Si mi hijo quiere jugar con la escoba quizá se convierta en un chico limpio y ordenado!
Si mi hijo quiere jugar a cambiar pañales, dar biberones y pasear en carrito quizá se convierta en un padre que participe al 100% en la crianza!
No veo el problema.

Valentina dijo...

Mamá de pirrulin: Palabras muy ciertas lo que escribiste. Me encantó! Pirrulin será un gran padre! Les mando muchooos besoooos!

Bere dijo...

Me gustó mucho tu reflexión! Creo que somos los adultos quienes le damos connotaciones femeninas o masculinas a los juguetes. Los niños no creo que se fijen mucho si el juguete es rosa o azul (excepto si es su color favorito, claro).

Una vez mi pequeño me pidió que le comprara un kinder sorpresa (no se si los venderán también en España, son unos chocolates con forma de huevito que adentro trae un juguete). Le pregunté de cuál quería: bob esponja, princesas, superhéroes. Y me dijo "pincesas". Yo dije seguro? sí, bueno. Cuando empezó a jugar con la princesa, era: el cocodrilo se quería comer a la princesa y llegaba otro monito a salvarla. Jajaja, ay, me dio mucha risa. Pero si le hubiera dicho "ese es para niñas", no hubiera pasado ese momento tan lindo.

Tambien tengo unas primas que dicen que los juguetes de niños son geniales, pero que cuando eran niñas nunca les regalaron coches! Por cierto, sería absurdo explicarle a una niña que sí puede jugar con el coche de Barbie, pero no con el Rayo McQueen, no crees? Igual que le pedimos a los niños que nos ayuden a preparar la comida, pero que no jueguen en la cocinita. Creo que así no damos un mensaje claro.

Silvia - Desenredando el hilo rojo dijo...

Muy interesante. Yo además añado: la sociedad ha cambiado tanto que ahora los padres van solos con los carritos de sus hijos por la calle; los separados se hacen cargo de ellos sin mujeres; los hombres vivien solos y cocinan... esto es algo que antes era "raro". Hoy, por fin, es común. ¿Por qué no puede un niño pasear a su bebé? Quizás de adulto tenga que hacerlo.

Valentina dijo...

Hola Bere, tienes toda la razón. Respetaste el juego de tu hijo! Me encanta! Qué divertidos eran los kinder sorpresa. Yo soy mexicana, solo llevo aquí en España 4 años. =)Un beso muy grande Bere.

Silvia, Sí, tienes toda la razón. La sociedad está cambiando! =) Y los juegos también tienen que cambiar!
Muchas gracias por compartir con nosotros sus vivencias.
Vale